ESTUDIO 08/2017

DICTADURA MADURA. ¿Pueden aplicarse las cláusulas democráticas a Venezuela?-Dr. Heber Arbuet-Vignali.
RESUMEN: Con este trabajo intentamos mostrar, con la máxima objetividad posible, una realidad política la de la hermana República Bolivariana de Venezuela. Extenderemos la consideración de los hechos desde el momento de la elección parlamentaria de 2015, al 1° de junio de 2017 fecha en que se frustra el último esfuerzo de la OEA para poner en funcionamiento su Carta Democrática; sólo haremos algunas consideraciones complementarias anteriores o posteriores. Las opiniones sobre estos hechos resultan muy encontradas: hay sanos esfuerzos por reflejarlos objetivamente; se dan posiciones imprecisas como producto de la carencia o la manipulación de información; aparecen otras militantes y desviadas por posicionamientos ideológicos o intereses materiales. Para mostrar la realidad político-social de Venezuela en este trabajo, careciendo de instrumentos propios, levantaremos la información de lo que consideramos prensa internacional independiente 2 verificando los datos disponibles cruzándolos; es al menos un intento de posicionamiento científico pero, como en todas las ciencias sociales, de imposible verificación experimental o consecuencial antes de que transcurra un tiempo prudencial. De todo ello extraemos la triste conclusión de la presencia en Venezuela de un Poder Ejecutivo profundamente inepto, con extendida corrupción y que actúa dogmáticamente a partir de un posicionamiento ideológico más voluntarista que eficaz en el servicio de las 2 Además de los que mencionamos en las obras citadas, otra veintena de medios en soporte papel, digita, radiales y televisivos. gentes. A ese Poder se le subordinan los Poderes Judicial y Electoral, es apoyado por las fuerzas armadas, se rodea de milicias populares partidarias armadas y de corte fascista, los “colectivos” y mediante dádivas oficiales o amenazas subordina a partes de la población. Frente a él se levanta una oposición desarticulada, no demasiado organizada, que proviene de corrientes partidarias muy diversas, muchas de las cuales contribuyeron a situaciones políticas anteriores de gobiernos impopulares, mañosos y muchas veces complacientes con imperialismos extraños. Ante estos elementos negativos también aparecen otros enaltecedores o, al menos más sanos: hay un pueblo perseguido, sufrido y hambreado que muestra entereza y finalmente recompondrá la democracia; en medio de este y procurando conducirlo se sitúan grupos opositores al actual gobierno que son sanos y procuran revertir los males; a estos, en las últimas semanas, se suman grupos de políticos chavistas de la primera hora que comienzan a sentir que se está distorsionando la ideología originaria y sectores políticos y militares que toman distancia del gobierno. También aparece con nitidez una opinión pública internacional que en general condena los desbordes del gobierno de Maduro y hace esfuerzos por paliar la crisis humanitaria del pueblo, pero que se muestra indecisa y en la práctica no ha logrado ninguna mejora significativa para la sociedad venezolana. Concluiremos, siguiendo el tenor literal de las definiciones que brindamos: que el Sr. Maduro ha dado desde su Presidencia un auto golpe de Estado con estructura y desarrollo originales y de difícil clasificación; que en Venezuela existe un gobierno que no da la medida de la democracia representativa, al que puede llamarse dictadura y que está maduro para desaparecer arrastrado por su propia incompetencia; y que, desde el punto de vista jurídico formal están dadas las condiciones para aplicar el protocolo de Ushuaia en el Mercosur y la clausula democrática en la OEA. En el Numeral 1 se exponen las definiciones y conceptos que tendremos en cuenta para sentar posición. En el Numeral 2 describiremos la situación interna de Venezuela respecto a hechos que consideramos significativos y comentaremos las actividades de sus gobiernos bolivarianos y los perjuicios que ellas causaran, especialmente en Mercosur y también en OEA y las condiciones, que están dadas, para aplicar en ambos sistemas, sus cláusulas democráticas. En el Numeral 3, analizaremos la no intervención. En el Numeral 4 resumiremos algunas de nuestras opiniones.
Descargar documento en PDF »